La Leyenda de la Reina Mora (Arcos de la Frontera)

Esta es una de las leyenda más conocidas por los arcenses es la de la bajada de la reina mora, que lo era a la vez de Arcos y Lebrija por un pasadizo secreto que todavía se conserva desde el castillo hasta el río Guadalete.

La reina mora lo bajaba para bañarse, dicen que en el estrecho cerco a que Arcos fue sometido por las tropas del infante don Enrique en 1255, un soldado acertó a ver desde la orilla opuesta del río, la belleza deslumbrante de reina mora, que al atardecer se bañaba en las tranquilas aguas del río Guadalete al que los árabes le llamaban “río del olvido” o “de la leche”.

El soldado unió su curiosidad recreativa en el cuerpo de la mora y atención de averiguar el camino que la había llevado hasta allí. Su sorpresa fue tan grande que cuando observo como cubriéndose con fina y policroma de seda con la mano izquierda apartaba unas adelfas con la derecha para entrar en una cueva en cuyo fondo se apreciaba una rampa, el soldado conto su visión al infante, que ordeno la entrada de algunos valientes por la cueva, varios soldados entraron por la cueva internándose en la oscuridad, la cueva era estrecha y empinada, subieron ansiosos de terminar su carrera y se sorprendieron al encontrarse en el patio de armas del alcázar de Arcos.

Los moros creían que nadie encontraría ese pasadizo , el patio se encontraba totalmente desierto mientras la guardia hacia el paseo de ronda por terrazas y almenabas , no fue difícil sorprender por la espalda a los confiados centinelas y hacerlos callar para siempre, los soldados cristianos se colocaron los uniformes moros y protegidos por la oscuridad de la noche se deslizaron por las oscuras calles hasta abrir de par en par los portalones de la puerta de jerez que estaba situada justamente en la cuesta de belén

El Ejercito de Fernando III el Santo, al mando su hijo Enrique entro a saco en el recinto murado sorprendido dormidos a los musulmanes que se vieron obligados a rendirse con la condición de que los habitantes de arcos quedarían viviendo en el interior de la muralla y serian respetadas tanto sus costumbres como su religión.

Estos hechos ocurrieron el día 29 de septiembre de 1255, festividad de San Miguel Arcángel que fue nombrado patrón de la villa.

Fuente www.historiarcos.blogspot.com

1 comentario:

  1. GRACIAS,ME ENCANTAN LAS HISTORIAS Y LEYENDAS DE LOS PUEBLOS,¿HAY ALGUNA DE ALGAR?LA HISTORIA DE SU CREACIÓN LA SE ,PERO SEGURO HABRÁ ALGUNA LEYENDA SOBRE LAS CUEVAS Y LOS MAQUIS,SALUDOS.

    ResponderEliminar

Su comentario sera revisado por un moderador, para evitar comentarios ofensivos o spam, Gracias.